Skip to content Skip to main navigation Skip to search
Retractilado por inducción

Retractilado por inducción

Nuestros sistemas se usan en la industria automovilística para retractilar engranajes y anillos. También se usa para reparar aviones, trenes y camiones. Nuestros sistemas móviles se usan para tareas de retractilado en plataformas offshore.
Close

¿Qué es el retractilado?

Normalmente los metales se expanden en respuesta al calor y se retraen cuando se enfrían. Esta respuesta dimensional al cambio de temperatura es conocida como expansión térmica. En el retractilado por inducción usamos este efecto para encajar o quitar piezas. Un componente metálico se calienta a una temperatura entre 150 °C y 300 °C, lo que hace que se expanda y permite la inserción o retirada de otro componente.

Por ejemplo, cuando se encajan dos piezas de una tubería, una parte se calienta hasta que su diámetro aumenta lo suficiente como para encajarlo en la otra parte. Cuando las piezas colindantes vuelven a temperatura ambiente, la junta se tensa y gana fuerza – «retractilado». Del mismo modo, la expansión termal se puede usar para soltar la junta antes de desmontar la pieza.

 

¿Cuáles son los beneficios?

Los beneficios clave del proceso de retractilado por inducción son velocidad, precisión, consistencia y capacidad de control.

Los resultados del calor por inducción son muy precisos. Como el calor se genera dentro del componente, solo es necesario calentar la parte que se quiere calentar, no la atmósfera que la rodea. Esto no solo reduce el riesgo de que adquiera forma oval, ahorra energía. Además, como los procesos de inducción producen un calor extremadamente uniforme, esto permite usar menos calor. El control de temperatura es exacto, con un control muy preciso de los tiempos de aceleración y la capacidad de mantener la temperatura.

Al contrario que los métodos de calefacción tradicionales, la inducción no necesita una llama sin protección. Esto permite usar el retractilado por inducción en una gran variedad de aplicaciones en entornos volátiles, especialmente en aplicaciones petroquímicas.

 

¿Dónde se usa?

Son muchas las industrias y aplicaciones que pueden beneficiarse del retractilado por inducción. Nuestros sistemas se usan en la industria automovilística para retractilar engranajes, cojinetes y anillos. Se usan en la industria mecánica así como en el mantenimiento de aviones y trenes.

Nuestros sistemas móviles se usan para tareas de retractilado en barcos y plataformas offshore y se usan cada vez más para poner y quitar las enormes tuercas y tornillos de las turbinas de las centrales eléctricas, así como los cojinetes y ejes de los generadores de energía eólica.